A LA VENA

Los beneficios del buen café

01 - septiembre - 2017 / Por: Cafelab

El nutricionista José Antonio Quispe del Patronato Gastronómico del Perú nos habla sobre las bondades del consumo de cafés de calidad.

Existen diversos mitos en torno al café: sube la tensión, genera ansiedad, produce gastritis y aumenta el colesterol. Sin embargo, varios de estos problemas de salud están relacionados con el consumo de cafés de pobre calidad y a la costumbre de agregarle azúcar, nos explica José Antonio Quispe, nutricionista y vicepresidente del Patronato Gastronómico del Perú.

En cambio, los cafés de calidad tienen varios beneficios por sus compuestos fenólicos como el ácido clorogénico, cafeína, cafeico y melanoidinas que tienen efectos antioxidantes. Si se consume sin azúcar incluso previene problemas hepáticos, como la cirrosis hepática, el Parkinson y la diabetes.

“Desde el 2002 se han realizado nueve estudios que concluyen que el ácido clorogénico es beneficioso contra la diabetes porque protege las células beta del páncreas encargadas de producir la insulina. Entonces, si lo consumimos, los niveles de sangre estarán equilibrados. Obviamente, la historia es otra si le agregamos azúcar al café”, señala el especialista.

Otro efecto positivo del café es que la cafeína, su componente más conocido, estimula al cerebro para que produzca dopamina, un neurotransmisor que eleva nuestro estado de ánimo, nos motiva, ayuda a la concentración y nos da energía. También reduce la inflamación celular vinculada a enfermedades asociadas con la edad como los problemas coronarios, el mal de Alzheimer, la osteoartritis y diferentes tipos de cáncer. Según un estudio de la Universidad de Stanford, publicado en enero de este año, las personas mayores evaluadas que consumían cinco o más tazas de café por día tenían niveles muy bajos de los factores inflamatorios en la sangre.

Todo lo contrario ocurre con ciertos cafés solubles a los que se les agrega otros componentes que reducen hasta en un 40% las propiedades antes mencionadas, asevera el experto. Y si encima le añadimos azúcar se produce una mayor acidificación de la sangre, lo que se relaciona a la diabetes y a la gastritis.

El nutricionista recomienda tomar hasta 4 tazas diarias de cafés especiales, mientras que en el caso de los cafés solubles 1 o 2 tazas al día, pero en forma espaciada en la semana. Por último, recuerda no tomar tu café demasiado caliente porque podrías ocasionarte una esofagitis.