Imagen de Un canto sin encanto ni desencanto
REVIEW

Un canto sin encanto ni desencanto

El llamado del bosque que desentona

Síguenos:

Por

Publicado: 23 de febrero del 2018

Plataforma: Nintendo Switch, PC, PS4, XBOX ONE Publicado por Electronic Arts Desarrollado por Zoink Lanzamiento: 16/02/2018

Fe es de esos juegos, que en lo personal se me es difícil de criticar, no porque no sepa por donde verlo o carezca de los recursos, sino porque a veces cuesta ver algo tan bonito, que refleja el cuidado y afecto de sus creadores por crear una experiencia única, y tener algunos defectos que te sacan de esa experiencia.

Un mundo único con su propia estética muy peculiar y cuya naturaleza tiene su canto propio. Un juego que no solo se preocupa por lo visual, sino también por lo sonoro, el cual es el gran protagonista. El canto de este cachorro llega para romper el silencio y letargo y devolverle la vida a este mundo cuyo susurro es su último vestigio de lo que alguna vez fue, destruido por esta suerte de criaturas mecánicas.

Este juego en el papel lo tiene todo, pero en la práctica le falta algo para terminar de encantar. Un “je ne sais quoi” que haga de esta una experiencia inolvidable y haga que quieras volver a ella. Sin embargo, también te deja con ganas de más. No porque el juego sea incompleto sino porque te queda la sensación de que este juego da para más, que las ideas y mecánicas que tiene se podían explotar más.

 

Este review de Fe fue hecho en una PS4 Pro con un código dado por Electronic Arts

El llamado del bosque que pierde su camino

En sí la premisa de Fe es bastante sencilla: eres un cachorro (tipo lobo) que cae del cielo en unas bolas de luz junto a otros como tú y llegas a este mundo desconocido. Eso es todo. El juego no te dice más, ni que hacer no a donde ir, lo cual en cierto sentido te fuerza a explorar.

En primera instancia esto me descolocó, pero pensé que tal vez la culpa no sea del juego sino mía. Pues ya estamos (mal)acostumbrados a que el juego nos diga donde ir, por donde ir y qué hacer. Pero este no es el caso, por lo que solo nos queda la más pura y dura exploración, encontrar qué hacer, cuál es nuestro objetivo y sobre todo por qué.

El problema es que a pesar de que me parezca una buena propuesta, puede resultar frustrante, lo cual conlleva a que te preguntes cuál es la lógica del juego. Y tampoco es que el juego te ayude mucho, si es que lo hace. Por ejemplo, muchas veces me encontré si saber a donde ir ni que hacer, ni siquiera si había un nuevo lugar y por dónde acceder. Por lo que llamé a mi guía, que es un ave, y este se fue a la dirección de donde vine y se quedó ahí o se iba por rutas imposibles de acceder, cruzando árboles y quebradas sin problemas para ella. Tampoco el diseño de los escenarios te marca o te da una pista de hacia dónde vas.

No pienso tener la solución definitiva, pero tal vez agregando algunos hitos en el diseño de los escenarios o que estos hitos se activen con un canto o tal vez, ya que gran parte del juego es trepar árboles, que esta mecánica sirva para ir revelando el mapa. El cual es otro problema.

El mapa no es amigable con el usuario, es (de manera peyorativa) un lienzo en blanco con algunas escazas marcas que representan puntos importantes. Hubiese servido tal vez que a medida que se explore se revele las marcas, que cuando trepemos un árbol nos sirva para marcar hitos o tal vez fusionar la mecánica de los cantos con el mapa, no lo sé. Algo que no remueva del todo ese concepto de “anda y explora por ti mismo”.

Las mecánicas principales de Fe son los cantos, escalar árboles y las habilidades que obtienes al coger unos cristales. Me parece genial la forma en que estas se complementan ya que para obtener habilidades y cantos tienes que hacer tareas distintas, pero las dos combinadas te permiten llegar a nuevos lugares que antes no podías, por lo que es una forma de incitarte a explorar, pero a la vez que hagas estas actividades: te da un objetivo.

Por ejemplo, puedes dedicarte a conseguir cristales y obtener la habilidad de planear, pero sin ayudar a los animales que te dan el canto que activa las flores que botan aire, no podrás progresar más ni conseguir más cristales.

Por lo demás, este mundo está lleno de criaturas encantadoras y algunas peligrosas, cada una con un canto que se aprenderá una vez las ayudes en algo especial, o puedes conectar con ellas a través del sonido y te ayudarán por unos momentos.  Pero también están estas criaturas mecánicas que hacen de enemigos tuyo y de los animales del bosque, lo cual te da el por qué estás haciendo esto: ayudar a la naturaleza y a los animales.

 

Siendo un juego de plataformas, me parece que en general está bien, solo que hay algunas que podrían ser refinadas, ya que, con lo mencionado anteriormente, es fácil pasar por desapercibido algún área a la que ir, o que te parezca inaccesible la dejes para más tarde y luego olvides dónde estaba. Los controles también pueden resultar algo desafinados y es fácil caerte de una plataforma y tener que volver a recorrer todo el camino.

 

El silencio del bosque

Fe, por corto que sea tiene una historia como pocos. Me encanta por dos motivos: por lo que cuenta y cómo lo cuenta. Es de esos juegos que te cuentan una historia en silencio, que deja que el jugador sea la voz que busca y recoge las palabras, reforzando así el concepto de exploración. A lo largo y ancho de su bello y desconocido mundo se encuentran restos de estas criaturas mecánicas que te llevan a sus últimos recuerdos y con cada pieza vas armando la imagen general. Creo que tiene un buen balance, la historia complementa el juego pero no lo domina. Sin la historia de trasfondo este juego también puede funcionar, pero es un buen añadido al encanto de este mundo.

Por otro lado están estos murales que se revelan con tu cantar que tienen dibujos rupestres que solas no tienen sentido, pero juntas crean una gran historia y revelan que le pasó a sus habitantes pasados. Pero esto puede ser un arma de doble filo ya que la historia puede ser confusa al inicio, el problema es que no te cuenta nada y si no lo descubres por ti mismo lo puedes perder enteramente ya que no le prestas atención o te olvidas de que viste.

Pero un punto de la historia que cuenta que me encanta es que se puede entender como una analogía e interpretar de muchas maneras por cada jugador. Me gusta estas historias que hacen que el jugador ejercite la imaginación para llenar ciertos espacios y la relacione con su entorno. Como la relación de los humanos con la naturaleza, como este la depreda y a los animales que viven ahí, pero solo el canto (y encanto) de ella puede apaciguar su destrucción y traer la vida de nuevo. Y así como mi interpretación pueden haber otras.

 

La belleza está en lo extraño

Mención aparte merece su apartado visual y sonoro, de verdad Fe es una joya. La representación fractal de la naturaleza y de sus elementos, jugando con colores fríos en la paleta de los azules y morados. Los animales, plantas y elementos de colores oscuros, como hechos de sombras pero que también reflejan la luz o tienen elementos de luz hacen de ese contraste algo agradable de ver. Además, este mundo creado a primera instancia puede parecer muy extraño y por lo general a lo desconocido hay cierto rechazo, pero aquí no. La belleza del mundo de Fe te atrae a explorarla, cada luz en el fondo atrae la atención.

Todo esta belleza visual es realzada aún más con el sonido, el punto fuerte de Fe. Es una naturaleza que resuena con el canto y reacciona al mínimo sonido, las plantas se iluminan, los animales vienen hacia ti y el bosque canta contigo. La banda sonora siempre te acompaña y tiene un gran rango de instrumentos, pero creo que el que es la esencia de Fe son la cuerdas, en especial el violonchelo que armoniza con el estilo visual.

En general el audio es el área mejor trabajada, los gruñidos, los aullidos, cuando la música entra en juego, todo es un deleite a los oídos, sumado a como cada sonido tiene una respuesta visual hacen de Fe una verdadera experiencia audiovisual.

 

En resumen…

No hay duda que Fe es una joya audiovisual, que transmite la calidad del trabajo de sus creadores en este apartado. Sin embargo, te deja con ganas de más, no porque el juego sea incompleto sino porque deja la sensación de que se pudo haber hecho más, de que se pudo haber explotado más sus ideas, un mundo, historia y estética que no merecen quedarse a medio camino. Su belleza se ve opacada por sus controles sin refinar y por una introducción al juego que puede resultar poco amigable a varios ya que te deja solo en un mundo por explorar sin ayuda. Si eres de los que ama los juegos de exploración, Fe es para ti. No hay mejor experiencia que explorar un bello mundo acompañado de la mejor música y Fe es una experiencia que no debería pasar por alto.

 

 

 

7 Bueno

Lo positivo:

  • Brillantes mecánicas de canto y habilidades
  • Fuerte narrativa que sabe contar una historia corta pero dulce
  • Una colorida representación de la naturaleza embellecida por el sonido

Lo negativo:

  • Tiene ideas muy interesantes que no llega explotar
  • No termina de encantar y engancharte como para hacerte volver y seguir explorando
  • Es fácil perderse y no saber qué hacer ni a dónde ir
  • Los controles y diseño de plataformas pueden ser refinados