28-08-17

Como fanático de los juegos del género de peleas y de Star Wars, es mi deber informarles y advertirles acerca de este oscuro capítulo en la historia de LucasArts. Aún recuerdo cuando vi este juego
por primera vez en los estantes, cuando tenía mi PlayStation. Lo compré y llegué rápido a mi casa. Lo que pasó después me marcó para siempre. El título se las arregló para conseguir algo que no me esperaba: escupirle a la cara a los fans de Star Wars y a los juegos de pelea a la misma vez. Hay que darle crédito por eso, ¿no?

Este mamarracho trata de ser un Tekken mezclado con Street Fighter y lo único que consigue es ser una copia que luce muy barata, mal ejecutada y vergonzosa; como para lanzar a los desarrolladores a la fosa del Rancor, la mascota gigante de Jabba en el Episodio 6.

Primero hablaré del argumento. Es muy sencillo, débil y poco creíble. Aún peor que la actuación de Hayden Christensen – Anakin – en las películas, y eso ya es decir bastante.

Luego del Episodio 4, el Emperador se muestra algo descontento y enlista los servicios de una mujer “misteriosa” llamada Arden Lyn, especialista en el arte de Teräs Käsi (“Puño de Acero”). Este
es un arte marcial intergaláctico que será utilizado para destruir a los líderes rebeldes bajo la supervisión de Darth Vader. Fin. … ¿Es en serio? ¿¡Mandas a una persona que pelea a puño limpio contra un Aprendiz Jedi (Luke), un mercenario profesional (Han Solo), y demás personas que utilizan… ARMAS!? Hubiera entendido que mandaran a Boba Fett, por ejemplo, pero no esto.

Después de la mediocre introducción pude ver el menú compuesto de un fondo negro con el título del juego y los modos de juego: Arcade, Team, Survival, Versus, Practice y Opciones. Encontré a
mis personajes preferidos, siendo: Luke, Han Solo y Boba Fett, sin imaginar aún el sacrilegio al que serían sometidos. Estaban también Leia, Chewbacca, Arden Lyn, el cerdo guardián del palacio
de Jabba, y un morador de las arenas. ¿Por qué esos últimos dos? ¿Por qué?

El juego de peleas es en 3D. Puedes dar pasos en lateral, además de caer del escenario. Asimismo, cuentas con una barra de energía que se llena cuando atacas o te atacan, además de tu propia barra de salud. Hasta ahí vamos normal. Ahora las cosas se ponen feas. Cada personaje tiene su propia arma, recordándome a los peores días de Mortal Kombat. Esta arma puede ser de cuerpo a cuerpo, como sables de luz y bastones; o de largo alcance, siendo los blasters. Y… ¿Saben cuáles son las mejores? ¡Adivinaron! Los sables de luz.

El juego está desbalanceado a más no poder. Si eres un personaje que usa un sable y sabes hacer uppercuts – parecidos a un Shoryuken mal ejecutado – ya has ganado: arriba y puñete. Ejecutando uno sacas al oponente del escenario, el cual, por cierto, es muy pobre y parece una imagen de fondo mal dibujada con un cuadrilátero al medio cubierto por una textura simple.

Los controles se sienten muy rígidos, con respuesta tardía. No hay botones estándar de patada o puñete. Además, cuando sacas el arma los controles cambian, volviéndose bien descoordinados en cuestión a las combinaciones. El juego hasta este punto parece diseñado por el infame Gungan pareciente de idiocia: Jar Jar Binks.

¡Los combos! Por el amor a “La Fuerza”: ¡Los combos! No son nada intuitivos. Ni te dejan crear tus propios. Son predeterminados y deben ejecutarse a la velocidad de la luz, mucho más rápido que en Mortal Kombat 3 y – ay de ti – si fallaste el primer golpe tu personaje seguirá golpeando al aire hasta salir del escenario. ¡Bravo LucasArts!

La inteligencia artificial hace que jugar parezca fácil, pero no lo es. Disparar con los blasters es peor que ser Padmé durante su doble parto. Supuestamente es un simple “Hadouken”, pero funciona cuando quiere, así como los ataques “insignia” de cada personaje que, por cierto, son combinaciones complicadas de realizar con tan excelentes controles. En ocasiones el CPU tiene momentos EVO en los cuales remonta la partida con un combo de 45 hits para luego caer del escenario. Sí, Jar Jar diseñó esto. El desarrollo fue ejecutado por un Ewok ciego y manco que programó este monstruo tecleando con la nariz. Ah… Pero esperen, se pone peor.

Como en todo juego malo de peleas, no puede faltar el personaje exagerado y omnipotente: Darth Vader. Es desbloqueable, así como otros tres personajes poco memorables: Mara Jade, Jodo
Kast y un Stormtrooper. Cabe mencionar que Vader puede ejecutar 2 UPPERCUTS SEGUIDOS y finalizar con un ataque “thrust” hacia adelante, sacándote del escenario el 99% de las veces. Además, sus combos te quitan el 30% de la vida o más y su ataque insignia es un choque eléctrico Sith que dejaría llorando de envidia al Emperador. Lamentablemente, el juego pierde todo reto al usarlo.

No todo es tristeza, amigos. El juego se puede reproducir como CD de audio y tiene las mejores melodías de las películas. Recomiendo usarlo así: como simple CD de música. Porque como juego, no sirve.